A día de hoy, cada vez nos encontramos con más clientes que a la hora de cambiar de sitio su oficina nos realizan la misma pregunta: ¿es necesario cablear toda la oficina o podríamos trabajar solamente con una red Wifi?

Hasta hace relativamente poco todos los negocios necesitaban que sus ordenadores se conectasen a la red mediante un cable. A la hora de planificar una mudanza o un cambio de oficina, era imprescindible tener muy en cuenta el estado del cableado en la nueva ubicación e incluso plantearse algún tipo de reforma para dejarlo en buen estado.

La respuesta a esta pregunta no es trivial ya que depende de varios factores. Como punto de partida voy a enumerar las principales ventajas de tener una red cableada:

  • Mayor velocidad de datos. Podemos tener conexiones a 1Gb de velocidad mientras que en una red Wifi no pasaremos en ningún caso de 300Mbps
  • Mayor seguridad. Aunque una red Wifi si se configura bien es bastante segura, siempre será más seguro tener una red cableada en la que sea necesario conectarse físicamente a una roseta para entrar.
  • Es menos sensible a interferencias. Una red Wifi puede encontrarse con diversos problemas que no se dan en las redes por cable: inhibidores de frecuencias que nos dejen sin conexión, saturación redes y de canales Wifi en la zona que provoquen cortes, falta de cobertura en algunas zonas de nuestra oficina… Es cierto que una red por cable que se encuentre muy cerca de la red eléctrica nos puede dar problemas, pero basta con tener un poco de precaución a la hora de instalar el cable.
  • No suele presentar cuellos de botella en los switches. Por regla general y a menos que se dispongan de varios switches no es normal encontrarse cuellos de botella en la red. Por otro lado, las redes Wifi pueden saturar en algún momento a los puntos de acceso si se concentran varios dispositivos en la misma zona.

Pero claro está, las redes Wifi también ofrecen algunas ventajas:

  • Suele ser más barato que cablear. Dependiendo del tipo de oficina, puede ser bastante más barato instalar y configurar puntos de acceso Wifi que cablear toda la oficina.
  • Permiten la movilidad de los dispositivos. Los puestos de trabajo ya no tienen que preocuparse de estar cerca de una toma de datos si disponen de cobertura Wifi. Los portátiles y los dispositivos móviles son los que más se benefician de esta conexión, ya que aunque los ordenadores de sobremesa también puedan disponer de una tarjeta Wifi, siempre tendrán que estar situados cerca de un enchufe eléctrico.

Desde nuestro servicio de mantenimiento informático R2 Tecnio aconsejamos valorar siempre las dos opciones y pedir presupuesto de las dos. En ocasiones las cosas no son ni blancas ni negras, por lo que la mejor opción pasa por cablear sólo una parte de la oficina y montar una red Wifi para dar servicio en otras zonas más complicadas de acceder por cable.

No debemos olvidar que los routers Wifi que nos proporcionan los proveedores de acceso a Internet, suelen estar pensados para entornos domésticos o de pequeños negocios. Es muy posible que sea necesario complementar la instalación con puntos de acceso adicionales, como por ejemplo el que proponíamos aquí.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información